1835-04-02

This Day in History: 1835-04-02

Esta mañana pasé nuevamente llamando a los hermanos y hermanas, siendo capacitado, en todas partes, ante eruditos y no instruidos, para testificar acerca de la bendición de adherirnos a las Escrituras como nuestra única guía en las cosas espirituales. Salí de Halle esta tarde, habiendo recibido mucho amor de los hermanos, y conduje quince millas más, hasta un querido hermano y viejo amigo, el hermano Stahlschmidt en Sandersleben, quien me ha mostrado mucha amabilidad incluso desde que estoy en Inglaterra. Fui recibido con mucho amor por este hermano y su querida esposa, y su criado, también un hermano amado. [A este hermano (el sirviente) lo conocí hace cincuenta y cuatro años en Gnadau, un asentamiento moravo, donde pasé varias veces algunos días para refrescar mi alma, a cuyo lugar también llegó, a una distancia de unos cuarenta y cinco millas, con el mismo propósito. Entonces vivía con un granjero, arando sus campos, etc. En ese momento nuestros corazones estaban unidos; porque deseo que cualquier lector inconverso entienda que, si en algún momento hubiera mirado con desprecio a tal persona, si hubiera intentado familiarizarse conmigo, ahora el amor de Jesús, en quien éramos uno, llenó mi corazón de amor por él, y estas distinciones externas se rompieron. Como consecuencia de este conocimiento, me escribió varias cartas a Halle y yo le escribí. Esas cartas eran particularmente refrescantes y espirituales, y por eso las leí a otros hermanos, y también al hermano Stahlschmidt, un comerciante de vinos. Debido a esto, tenía un gran deseo de tener al hermano Kroll viviendo en su casa. El Señor, después de un tiempo, lo llevó a cabo, y este hermano vivió con él más de cuarenta años, y era un amigo, un hermano y un servidor muy fiel de este comerciante, de modo que su considerable negocio le fue confiado en gran medida; y, sin embargo, trató a su amo con el debido respeto y mantuvo su lugar como sirviente. Este último punto es muy importante y da gloria a Dios. Porque mientras que un amo creyente debe tratar a un siervo creyente con toda bondad y amor fraternal; sin embargo, el siervo creyente debe tratar con toda obediencia, con toda fidelidad, y particularmente con el debido respeto, a su amo o ama creyente.]